Inicio - APM Inicio - APM
  • Premio APM al Periodista Especializado en Madrid del Año 2017

Sara Medialdea: ‘El periodismo local en España se encuentra en un estado calamitoso’

Sara Medialdea: ‘El periodismo local en España se encuentra en un estado calamitoso’
Sara Medialdea: Foto: Elena Hidalgo / APM

La Asociación de la Prensa de Madrid (APM) ha galardonado a Sara Medialdea, redactora de la sección de Madrid en el diario “ABC”, con el Premio APM al Periodista Especializado en Madrid del Año. El jurado valoró su larga y fecunda trayectoria profesional en “ABC”, durante la que ha desarrollado una dilatada y reconocida labor en el ámbito de la información local, en la cobertura de la actividad municipal y de la Comunidad de Madrid.

Medialdea afirma que “nunca jamás” la información local ha estado convenientemente valorada en los medios de comunicación, sino que está considerada como “la hermana pequeña de la familia”. Asimismo, lamenta las “miserables” condiciones contractuales de los periodistas jóvenes, y estima que “la carne de periodista se vende muy barata hoy en día”.

– ¿Qué significa para usted haber sido reconocida con el Premio APM al Periodista Especializado en Madrid del Año?
Lo que más ilusión me ha hecho es que sean los colegas quienes me lo concedan. De alguna manera, te están reconociendo que llevas toda tu vida haciendo algo que no has hecho mal del todo. Lo agradezco mucho, y me sirve de estímulo, sobre todo en este momento en el que la profesión tiene tan pocos estímulos externos.

Me lo tomo también como un premio al periodista de calle, aguantando esperas interminables, sudando en verano y pasando frío en invierno.

– ¿Qué tiene de positivo y de negativo mantenerse tantos años en el mismo puesto?
Hay gente que piensa que no es bueno, que te adocenas y te encasillas. A mí me parece que eso no pasa, sobre todo en la información local, porque en ella cambia todo constantemente. Llevo desde el año 90 cubriendo información local, y he visto pasar cinco o seis alcaldes de distintos partidos. Y ahora que me estoy enfocando más en la Comunidad de Madrid, en el transcurso de un año, he visto ya tres Gobiernos con dos presidentes. Todo cambia, y si tú no te adaptas, te quedas atrás; eso está clarísimo.

– ¿Se manejan mejores fuentes?  

Obviamente. Además, las terminas conociendo mejor al cabo de los años, lo que sirve para saber de quién te puedes fiar y de quién no y también para valorar las trayectorias tanto políticas como personales.

– ¿Es más complicado en el periodismo local mantener la distancia necesaria entre periodista y políticos u otras fuentes para informar verazmente?
No. Simplemente tienes que partir de la base de que los políticos, aunque te puedas llevar muy bien con ellos y, a título personal, puedas llegar incluso a tener afecto por alguno, nunca son tus amigos. Ellos hacen su trabajo; y nosotros, el nuestro. Y esa es una línea que nunca hay que pasar.

–    ¿En qué estado estima qué se encuentra el periodismo local en España?
El periodismo local en España se encuentra en un estado calamitoso. Desde que llegó la crisis, en 2008, los periodistas empezamos a hablar de todo tipo de colectivos que tenían problemas, pero siempre hablábamos de lo que le pasaba a los demás, no a nosotros.  Sin embargo, la crisis también ha sido demoledora para la prensa. Y en la información local, la reducción de personal que se ha dado en todos los medios se está notando mucho. Si no se puede salir a la calle a hacer el “trabajo sucio” de buscar la información y hay que basarse en teletipos, ello va en detrimento de la calidad de la información.

Medialdea, durante la entrevista. Elena Hidalgo / APM

– ¿La información local está convenientemente valorada en los propios medios de comunicación?
Nunca jamás. En general, los periodistas locales estamos considerados como los hermanos pequeños de la familia, al que le dices: “Bájate a por el pan”. ¿Qué pasa? Al final, el niño es el que conoce a los mejores tenderos, los mejores precios… Muchas veces, los periodistas de otras secciones, que tratan temas que suelen ir en portada, tienden a ver la información local como temas menos importantes. Pero al ciudadano le preocupa más si su médico de cabecera le puede tratar con la regularidad que quisiera, si el autobús va a llegar a tiempo, si hay una calle cortada… Es un error por parte de los medios no darle la importancia que merece a este tipo de cuestiones, que son mucho más cercanas y a las personas les interesan mucho.

– Quizá se debiera ofrecer más información de servicio, y no tanta política.
Indudablemente. En general, la política ocupa demasiado espacio en los medios de comunicación. Además, la ciudadanía y la política hace tiempo que se divorciaron, y son una pareja que tienen muy complicado reconciliarse. A los políticos les va a costar mucho volver a enamorar al pueblo, ante tanta decepción y desengaño.

– Este descrédito de la clase política ha ido de la mano del descrédito de la profesión periodística, que se ha ido menoscabando durante la crisis, según ha constatado el “Informe Anual de la Profesión Periodística” de la APM.    
Al estar demasiado cerca de los políticos, ello hace que nos contaminemos. Los periodistas escribimos muchas veces de cuestiones que solo importan a los políticos. Y eso siempre es un error.

– ¿A los madrileños les interesa más la información nacional que la local? ¿Es mala plaza Madrid para el periodismo local?
No lo creo. Si es difícil explicar la importancia de algo que sucede en Madrid, imagínate cómo debe de ser que trascienda algo que ocurre en una localidad pequeña. A los madrileños sí que les interesan mucho los temas nacionales, pero también les interesan las cuestiones más cercanas, porque son las que les afectan en su vida diaria. Lo que ocurre es que, al tratarse de la comunidad central, todos estos temas quedan diluidos en la prensa nacional. Por eso, no han triunfado nunca aquí ningún periódico local.

– Dice Santiago Aparicio en “Diario 16” que “en un tiempo donde todo son prisa, medio noticias, o alfalfa para los borregos, Medialdea aún conserva esa esencia periodística que cada día se hace más necesaria”. ¿La capacidad de jerarquizar la información se ha convertido en la principal cualidad necesaria en un periodista?
Creo que sí. Sobre todo en un momento en el que corremos el riesgo siempre de convertir la información en espectáculo. Esto empezó en la televisión, en determinados programas, y se está contagiando poco a poco al resto de los medios. Existe el peligro de la banalización, de caer en la anécdota de relumbrón y dejar que eso te ciegue y no te deje ver lo que realmente es importante.

Y ahí puede estar la clave de que a la gente le esté empezando a interesar menos lo que hacemos los periodistas. Si solo publicas “humo” –que está muy bien al principio, sobre todo si es de colores–, a la primera ráfaga de viento, el humo pasa y, después, ¿qué queda? Nada. Si a la gente no le queda nada, no encuentra interés en nuestras informaciones.

– También dice Aparicio que, contra “esa necesidad imperiosa de más clics que nadie”, “Medialdea sigue lanzando perlas informativas que igual no tienen muchos clics ni retuits, pero sí contienen un poso de verdad humana que trasciende las propias palabras utilizadas”. ¿La obsesión por el clic está matando el periodismo?
Sí, es un peligro tremendo. Si nos dejamos guiar por lo que a la gente le puede llamar la atención en un momento, terminamos publicando cosas absurdas como las que aparecen en las listas de los temas más vistos de cualquier medio. Está bien querer atraer al público y tener repercusión. Entiendo que los medios son empresas y necesitan que económicamente les vaya bien. No obstante, no se puede dejar de lado que no son una empresa cualquiera; el periodismo tiene otras funciones: formar a las personas, ayudar a crear opiniones…

– Pues cada vez hay más especialistas en SEO y de posicionamiento en buscadores en las redacciones.
No puede ser que los especialistas en SEO te impongan sus criterios. Esto no son matemáticas. Es una presión constante. Nos estamos dejando llevar por cuestiones que son más técnicas que periodísticas, lo cual va en detrimento de la información. Lo ideal es encontrar un equilibrio.

Y me preocupan especialmente los periodistas jóvenes, que se han formado en este ambiente y no saben que ha existido otra formar de redactar las noticias.

Medialdea, en la terraza de la APM. Elena Hidalgo / APM

– ¿Ve posible a corto plazo romper el techo de cristal y la brecha salarial entre sexos en el periodismo?
Hay pocas mujeres en los cargos directivos de los medios de comunicación nacionales. Sin embargo, hay muchas mujeres periodistas. La evolución es lenta, más lenta de lo que quisiéramos, pero yo creo que eso es algo que va a cambiar en poco tiempo. No hay más que ver cómo están de preparadas las chicas que salen hoy de las facultades y cómo ha cambiado su mentalidad.

– ¿Y qué le parecen movimientos feministas en la profesión como #LasPeriodistasParamos y @MujeresRTVE?
A veces, hay que darle un pequeño empujón a la evolución para que vaya más rápido. En todo caso, la evolución requiere un tiempo. Tampoco se pueden imponer las cosas, porque puede ser contraproducente. Pero creo que no hay vuelta atrás.

– Tras la crisis del sector, con el descenso del número de despidos y de ERE, ¿considera que, al menos, se puede hablar ya de estabilidad laboral?
Desgraciadamente, no. Lo que yo veo es que hay una enorme masa de periodistas jóvenes que están siendo contratados con unas condiciones que yo diría que son miserables. La carne de periodista se vende muy barata hoy en día. Y además, hay una generación de periodistas que no saben si van a llegar a jubilarse en activo, porque el mercado se está achatando también por ese lado.

La precariedad te hace más vulnerable en todos los aspectos. Y que sea vulnerable alguien que tiene que soportar la presión del poder… Controlar o fiscalizar y evitar desmanes del poder es mucho más difícil si lo tienes que hacer desde una posición de inestabilidad absoluta.

– Parece que cada vez los grandes medios se ajustan más a la ideología de su línea editorial. ¿Qué opina usted sobre este asunto?
No estoy segura. Siempre ha sido así. Lo que ocurre es que, en la sociedad en general, las opiniones están más radicalizadas. Tengo la impresión de que la tolerancia es un valor que no está precisamente al alza.


Noticias relacionadas:

Nativel Preciado, Antonio García Ferreras, Sara Medialdea e Isaac J. Martín se alzan con los Premios APM 2017
Nativel Preciado: La televisión que confunde información y espectáculo ‘no tiene mucho futuro’
Isaac J. Martín: El ‘freelance’ es un superviviente, trabaja en unas condiciones que pueden rozar la esclavitud
Antonio García Ferreras: ‘El mejor desinfectante que hay en una sociedad es la transparencia’

Sara Medialdea. Fotos: Elena Hidalgo / APM

(0) Comentarios

Deja un comentario

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.