Inicio - APM Inicio - APM
  • Deontología del periodismo

La comisión deontológica del periodismo da la razón a ‘El Economista’ frente a Mediaset

La Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología del Periodismo ha declarado, en su resolución 2016/124, que las informaciones publicadas por el diario “El Economista”, denunciadas por Mediaset España, no infringen el Código Deontológico de la profesión periodística.

El grupo audiovisual Mediaset España presentó una queja ante dicha Comisión en mayo de 2016 alegando que El Economista, editado por Ecoprensa, se ha dedicado “sistemáticamente a tergiversar, cuando no falsear directamente, toda la información referente” al grupo, “con la evidente intención de causarle un perjuicio”. Estos hechos, según se informa en la queja, han provocado que Mediaset haya tenido que “invocar hasta en cinco ocasiones el derecho de rectificación”, sin ningún éxito.

En las informaciones denunciadas, Mediaset ve vulnerado el artículo 4 del Código Deontológico de la FAPE que impone al periodista el deber de “respetar el derecho de las personas a su propia intimidad e imagen”. Por su parte, Ecoprensa, editora de “El Economista”, alegó no reconocer a la Comisión ni aceptar la intervención de esta, manifestando desconocer el Código Deontológico de la profesión. Asimismo, considera que no entiende la infracción cuando “se señala cuál es la facturación de una empresa cotizada, y su comparación con empresas del sector”.

En la queja, Mediaset también denuncia que el diario publica en sus noticias sobre el grupo o el sector televisivo “indiscriminadamente” una foto de Paolo Vasile, consejero delegado del grupo audiovisual. Se trata de una práctica que el grupo considera injustificada y por ello, “ha sido expresa y reiteradamente vetada por Vasile en el ejercicio legítimo de su derecho fundamental a la propia imagen”. En este sentido, la editora de “El Economista” tampoco alcanza a entender haber infringido el derecho a la intimidad o propia imagen de Vasile por publicar su fotografía en informaciones “siempre relacionadas con un hecho noticia referido a Mediaset”.

Sobre esta práctica, la comisión advierte de que, “aunque es explicable la sensación de acoso que Vasile siente”, “no puede considerarse que ello constituye una lesión en su intimidad”, por su puesto de liderazgo en un grupo mediático. En este punto, la resolución recuerda que el Tribunal Constitucional ya se pronunció al respecto, en las sentencias 20 y 24 de 1992, estableciendo una doctrina “claramente favorable a la existencia de una plena libertad de expresión e información sobre ‘personas con relevancia pública cuando las noticias e informaciones inciden sobre aquellos aspectos de su actividad por los que tienen notoriedad’”.

Leer aquí la Resolución 2016/124

(0) Comentarios

Deja un comentario