Inicio - APM Inicio - APM

Nueve pautas que debe seguir un periodista para informar sobre catástrofes

Guía para informar de catástrofes para periodistas elaborada a petición de la APM.

 

A petición de la Asociación de la Prensa de Madrid, la Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología del Periodismo ha elaborado un informe de recomendaciones éticas o deontológicas para el tratamiento periodístico y mediático de las catástrofes.

La cobertura de catástrofes requiere un tratamiento informativo especial y de mayor responsabilidad por parte del periodista, dada la gran envergadura que adquieren este tipo de sucesos. Por ello, a modo de síntesis, el informe señala nueve pautas requeridas a los periodistas a la hora de informar sobre catástrofes:

 

1.- Dada su contundente veracidad, la información no debe desfigurarse. El informe señala que “como el primer y esencial compromiso del periodista es la verdad, la noticia de una tragedia colectiva, en general plena de emoción, sorpresa, estupefacción, y consternación, ha de ser veraz”.

2.- Es necesario respetar en todo caso la separación entre información y opinión. Han de estar claramente diferenciadas. La independencia y separación entre lo informativo y lo valorativo debe ser muy explícita en el ámbito audiovisual.

3.- El cuidado del lenguaje utilizado puede aportar serenidad en las situaciones convulsas que nacen de las catástrofes. La Comisión señala que “el periodista debe cuidar que la información primaria transmita lo que realmente ha sucedido, hasta donde se conozca”. En cuanto al lenguaje en imágenes, se advierte de que “cuando sean la cara de la noticia, deben respaldarse, cuando proceda, de un lenguaje tan libre como apropiado y cuidado”.

4.- Ha de cuidarse muy especialmente cuanto concierne a la información u opinión sobre las víctimas, familiares y allegados. El respeto a su dignidad así lo exige.

En este sentido, la comisión exige cautela en la identificación de los afectados, y advierte de que las cifras de las víctimas requieren un cuidadoso contraste de fuentes. Preferiblemente, el informe recomienda intentar que la noticia de su afección les llegue a las víctimas, familiares y allegados “por conductos oficiales, y no por las informaciones difundidas”.

5.- Ha de prestarse especial atención al recurso a imágenes de las víctimas y evitar su posterior utilización de modo reiterativo.

De manera muy especial este criterio resulta de aplicación en aquellos casos en los que las propias víctimas así lo solicitan.

6.- La protección de la juventud y de la infancia es principio general de aplicación rigurosa en las situaciones catastróficas. También de todos cuantos se encuentren en situación de especial vulnerabilidad.

7.- La discriminación en razón de color, raza, sexo, religión o ideología, siempre repudiable lo es más cuando afecta a quienes sufren una catástrofe.

8.- Ha de mantenerse la presunción de inocencia como principio general.

9.- No resulta conforme a la ética profesional la utilización de estas situaciones como medio para aumentar el número de lectores o las audiencias, sin perjuicio de atender a la mayor demanda de noticias.

Enlaces relacionados:

Recomendaciones éticas o deontológicas para el tratamiento periodístico y mediático de las catástrofes
 

(0) Comentarios

Deja un comentario