Inicio - APM Inicio - APM

España conserva el puesto 29 en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa

España conserva el puesto 29 en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa
Mapa de la Libertad de Prensa en el mundo 2020, elaborado por Reporteros Sin Fronteras.

Reporteros Sin Fronteras (RSF) ha presentado en la mañana del 21 de abril la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020, donde España conserva el puesto 29 a pesar de haber registrado “momentos de grave deterioro” durante 2019.

En lo relativo a nuestro país, el informe de RSF destaca “la preocupante penetración del partido de extrema derecha VOX” en la política española, el cual mantiene una cruzada contra los medios de comunicación, y resalta las incitaciones de algunos de sus simpatizantes “al linchamiento de periodistas en las redes sociales” o el acoso físico en la cobertura de actos públicos. RSF también señala las acciones llevadas a cabo por algunos dirigentes de dicho partido, como los insultos a los profesionales de los medios o, incluso, el hecho de negarles el acceso a sus actos de partido.

A esto se suma, recoge el informe, el ambiente de extrema polarización política en Cataluña, donde “los periodistas han sufrido violencia física, tanto por parte de la policía como de manifestantes independentistas”, así como el encarnizamiento judicial que padecen algunos periodistas de investigación. “Algunos han sido acusados del delito de revelación de secretos (publicar información del sumario secreto); otros han sido objeto de requisas. Aunque en la mayoría de los juicios no se les ha sancionado, los jueces y la policía tienden cada vez más a no respetar la protección de las fuentes periodísticas, así como a obstaculizar el periodismo de investigación”, señala RSF.

Europa: debilitamiento del Estado de derecho, amenazas y agresiones

Europa continúa siendo el continente mejor clasificado en cuestión de libertad de prensa, a pesar de las políticas represivas de algunos países.”Vemos con especial preocupación un debilitamiento del Estado de derecho, más violencia contra periodistas y deterioro por la crisis económica y digital“, señaló Alfonso Armada, presidente de la división española de Reporteros Sin Fronteras, quien advirtió de que “los periodistas europeos se enfrentan a múltiples amenazas y cada vez son más los que tienen que arriesgarse para poder ejercer su oficio”.

El caso más paradigmático, añadió, es el de Hungría, en el puesto 89, donde su primer ministro, Viktor Orbán, “se ha arrogado poderes propios de un Estado policial con su ley Coronavirus, que llega a imponer penas aleatorias de hasta cinco años de cácel a periodistas que difundan fake news según el criterio de las propias autoridades”. “En una Europa sacudada por graves agresiones a periodsitas, es tiempo de que la libertad de prensa ocupe una posición central en las agendas políticas”, recalcó.

Armada también destacó el caso de Polonia, que ocupa el puesto 62 y “donde el control del Ejecutivo sobre el sistema judical comienza a ser nefasto para la libertad de prensa”.

Noruega, Finlandia y Dinamarca, en los primeros puestos

Por cuarto año consecutivo, Noruega conserva el meritorio primer lugar de la Clasificación de la Libertad de Prensa 2020, mientras que Finlandia se mantiene en la segunda posición y Dinamarca asciende a la tercera. También lideran la tabla, pero en el otro extremo, Corea del Norte, que desciende a la última posición, Turkmenistán y Eritrea.

Los mayores avances se han registrado en Malasia, que asciente al puesto 101, y Maldivas, al 79, tras la alternancia política, y en Sudán (159º), que sube 16 posiciones tras la caída de Omar al Bashir.

La libertad de prensa, frente a la COVID-19

La Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020 evidencia que “se está produciendo un deterioro generalizado de la situación de la libertad de información”, advirtió Rosa Meneses, secretaria general de RSF, quien señaló que ese empeoramiento ha encontrado en el escenario actual de emergencia sanitaria por la COVID-19 “el mejor caldo de cultivo para seguir agravándose”.

Alfonso Armada: La información es uno de los más eficaces antídotos contra los virus

Al respecto, Alfonso Armada añadió que “el virus del miedo puede ser tan letal para la libertad de prensa como la COVID-19”, y recordó que “la información es uno de los más eficaces antídotos contra los virus”, también “contra el más peligroso de todos, el miedo, que alimenta la mentira y alienta soluciones catastróficas que apelan a la eficacia de las dictaduras, una falacia como han demostrado Taiwán y Corea del Sur, frente a China”. El presidente de RSF también se detuvo a valorar la influencia que está teniendo la desinformación durante la emergencia sanitaria global. Armada cree que la pandemia de bulos está adquiriendo “dimensiones nunca vistas”. Por un lado, países como Rusia y China, “han desplegado maniobras de propaganda sin precedentes”. Paradójicamente, añadió, “los mismos que fabrican noticias falsas acusan a los periodistas de crearlas y propagarlas”. Como nota positiva -agregó-, la dimensión de la pandemia de bulos ha provocado que plataformas, como Facebook, Whatsapp, Google, Twitter y Youtube tengan que adoptar medidas “para frenar la difusión de noticias falsas en pro de la salud pública”.

El baile de cifras relacionadas con el número de muertes, contagios y altas médicas por COVID-19 “está siendo generalizado en todo el mundo, al igual que las peticiones de transparencia de la prensa”. En palabras de Armada, “si Europa es incapaz de armonizar las suyas en un tiempo razonable, muchos países cerrarán la crisis con cifras falsas”. Para el presidente de RSF, “China es el caso paradigmático, pero también Irán, Rusia o India”.

“La pandemia ha traído cambios muy rápidos, preocupantes y, algunos de ellos, con visos de quedarse”, en referencia a la libertad de prensa, denunció Edith R. Cachera, corresponsal de RSF en España. En nuestro país, la organización destaca casos flagrantes, como el filtrado de preguntas en las comparecencias del Gobierno por parte de la Secretaria de Estado de Comunicación, la desatención a los medios por parte de las autoridades, la falta de transparencia, los intentos de controlar la información para evitar bulos o la “explosión sin precedentes de la desinformación relativa a la COVID-19”. Respecto a la desatención a los medios, Cachera incluyó también a las comunidades autónomas, quienes, como en el caso de la Comunidad de Madrid -que es la más afectada por la pandemia-, “no ha concedido ni una sola rueda de prensa desde la entrada en vigor del estado de alarma hasta la primera semana de abril”.

Consulta aquí la clasificación general

(1) Comentarios

Deja un comentario

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.