Inicio - APM Inicio - APM

Alicia Gómez Montano: una periodista enamorada de su profesión

La muerte de Alicia Gómez Montano, o G. Montano como a ella le gustaba firmar sus informaciones en Televisión Española, es una pérdida que nos deja desolados a los compañeros que trabajamos con ella durante décadas, pero también a todos los periodistas que han compartido su forma de entender el Periodismo como servicio imprescindible a la sociedad. Su desaparición deja un hueco que será imposible volver a ocupar porque no es fácil encontrar a una persona tan volcada en su trabajo, tan espontánea y divertida, tan preocupada porque las relaciones dentro de la redacción fueran cordiales -sin dejar de decir lo que era correcto o no-, tan exigente con la honestidad y la ética que todo buen periodista debe respetar y cumplir.

La conocí a mediados de los ochenta, en una redacción de Informativos que bullía por lograr que los Telediarios fueran el foco de atención de los espectadores, que se dejara atrás una etapa infecta en la que TVE daba de todo menos noticias reales, que se consiguiera tener credibilidad y alcanzar un prestigio soñado por muchos de los que ya llevábamos unos cuantos años intentando dignificar la información que TVE transmitía. Su forma de ser fue fundamental para que los redactores se implicaran en esa tarea, su carácter te ganaba inmediatamente con su ironía a veces un poco áspera, pero usada con el suficiente tacto como para no poderte enfadar con ella. Era muy difícil no cogerle cariño y terminar por aceptar lo que te proponía. Fue adjunta mía en el área de Política Nacional en el año 1989 y un año después fue mi Jefa, cuando yo pasé a ocuparme de la información de la Casa Real española. Tras algún que otro desajuste al principio, ella depositó en mí una confianza profesional que no se rompió nunca y que yo agradecí siempre. En ningún caso hubo dudas de que estábamos en el mismo carro ni de que los informativos de TVE debían ser un referente a la hora de informar a la sociedad española.

Alicia fue una luchadora incansable por conseguir la independencia de la televisión pública frente a los intentos de los políticos de manejarla a su conveniencia y ponerla al servicio de sus intereses particulares. Su tesis doctoral en la Facultad de Ciencias de la Información de la Complutense fue la demostración evidente de esa preocupación, que se plasmó también en el libro “La manipulación en televisión”.

Unas ideas que se encargó de transmitir a sus alumnos universitarios durante el tiempo que ejerció como docente en instituciones que la requerían como profesora. Y en los últimos años, se volcó en otra de sus preocupaciones fundamentales como persona y como periodista: la igualdad de género. En octubre de 2018 fue nombrada Editora de Igualdad en Televisión Española, un nuevo cargo que asumió con el objetivo de garantizar la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Y desde ese puesto, impulsó numerosas acciones para acabar con el machismo, la violencia contra las mujeres, la desigualdad en el plano profesional y la presencia en los contenidos de los programas de TVE.

La vamos a echar de menos. Pero su memoria no va a desaparecer. Todo lo que ella hizo servirá de hoja de ruta para que muchos periodistas sigan su camino. Descanse en paz.

Noticia relacionada:
Fallece Alicia Gómez Montano, histórica periodista de RTVE y vicepresidenta de RSF-España

(0) Comentarios

Deja un comentario

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.