Inicio - APM Inicio - APM

Periodistas y dircoms abogan por la autorregulación para la mejora de las relaciones entre ambos profesionales

Victoria Prego, abriendo la jornada de Dircom sobre las relaciones entre los medios y los gabinetes de prensa. Foto: Elena Hidalgo / APM

Del estado actual de las relaciones entre responsables de comunicación de las empresas y los periodistas se ocupó la jornada celebrada el 5 octubre y que fue organizada por la Asociación de Directivos de Comunicación (Dircom) en la sede de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM).

La presidenta de la APM, Victoria Prego, encargada de inaugurar dicho foro junto con Eloísa Alonso, directiva de Dircom, ha asegurado que las relaciones entre ambos profesionales “son muy complejas” porque “se entrecruzan intereses muy diferentes” y, además, carecen de “normas éticas estables”. En este sentido, y ante cualquier “mala praxis”, la presidenta de la APM asumió el compromiso de que la APM ampare “cualquier denuncia de presión excesiva, extorsión o chantaje” que se produzcan entre ambos profesionales, en un sentido u otro.

Ya en la mesa redonda, titulada “El contenido informativo versus presión”, Elsa González, presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), añadió que, a pesar de que ambos profesionales pueden representar intereses opuestos, son “complementarios” y están destinados a entenderse, puesto que ambas partes “poseen confluencia de objetivos”. González, que moderó la mesa redonda, cree que “es esencial trabajar las relaciones de confianza” y “sortear conflictos éticos y deontológicos” que surgen a diario.

“Es evidente la tentación de influir” de los gabinetes de comunicación en los medios, comentó Carmen Portillo, directora del Área de Economía de la Agencia EFE, pero no es negativo siempre y cuando no “se falte a la verdad”. Al igual que la presidenta de la FAPE, Portillo habló de que las relaciones entre ambas partes “deben estar basadas en la confianza” y en ofrecer una información “lo más veraz posible”.

De izq. a dcha.: Carmen Portillo, Javier Visiers, Carlos Sánchez, José Romero, María Cortina y Elsa González. Foto: Elena Hidalgo / APM

Para Carlos Sánchez, director adjunto de El Confidencial, es necesaria cierta tensión entre ambos profesionales porque si no, “estaríamos haciendo mal nuestro trabajo”. Para evitar las malas prácticas, Sánchez apuntó que “es fundamental que haya un ecosistema informativo sano”, para lo que ve necesario que los medios sean solventes. Con solvencia no se refirió solo a la rentabilidad de la empresa, sino que también “los periodistas sean solventes financieramente”. En esta línea, José Romero, director de Comunicación de Vodafone, cree que, “si el medio no es sostenible, empiezan todos los problemas”. Asimismo, señaló otro problema que le preocupa en este nuevo entrono digital es la idea de algunas direcciones de comunicación de no necesitar a “los medios porque tienen las redes sociales y sus webs”. Romero apuntó que este punto de vista es erróneo, puesto que tanto “los medios de comunicación, como los ‘bloggers’ e ‘influencers’, son fundamentales para cualquier organización porque al final lo que busca la gente son opiniones independientes”. De este modo, también intervino María Cortina, directora de Comunicación y Relaciones Institucionales de Siemens, asegurando que “los medios son una herramienta clave para impulsar la reputación de la empresa” y “estamos condenados a entendernos”.

Mejor autorregulación que órganos de control externos

En la búsqueda de este entendimiento, surgen conflictos de intereses que, en ocasiones, llevan a malas prácticas entre ambos profesionales. En el Informe de la Profesión Periodísticas 2015, que edita la APM, se desprendía que casi uno de cada cuatro profesionales de la comunicación contratados considera que es muy habitual ejercer presiones sobre los periodistas.

Para la mejora de las relaciones entre ambos profesionales, María Cortina considera imprescindible “acabar con extorsiones y presiones”, que se dan, “cada vez menos”, entre ambas partes: “Jamás hay que entrar ahí”, señaló refiriéndose a los chantajes por parte de algunos medios. En este sentido, Jose Romero ve necesario que tanto medios como gabinetes de prensa se doten “de unas normas de juego que sean claras porque, sino, el lector va a dudar de cualquier cosa que lee”, provocando que quede en riesgo la actividad de ambos profesionales porque “se acaba con la credibilidad del medio y de la empresa”. Para el director de Comunicación de Vodafone, igual de mal está pagar para condicionar la información de los medios que el hecho de que existan medios que acepten estas prácticas. En esta línea, Carlos Sánchez considera que es necesario que se asuma la ética desde los dos lados porque, sino, “este negocio no sirve para nada y estamos engañando a la opinión pública”.

La autocensura es la que realmente puede matar al periodismo

La mayoría de los ponentes defendieron la autorregulación basada en la ética profesional frente a órganos externos. “No me gustan los órganos reguladores externos”, dijo Carlos Sánchez. Para el director adjunto de El Confidencial, la mejor regulación es guiarse “por leyes morales y por la ética, pero para eso hay que construir un mundo mejor desde el punto de vista económico de las empresas”. Además, Javier Visiers, director de Programación de COPE, agregó que es necesario “que quede establecido muy claro lo que es publicidad de lo que es contenido informativo”.

Asimismo, en este nuevo ecosistema digital, el director adjunto de El Confidencial alertó de que le preocupa “la colisión de intereses entre propietarios de pequeños medios de comunicación digitales y la publicidad”. Carlos Sánchez explicó que estas relaciones son “demasiado estrechas” y advirtió de que, en algún momento, “habría que regular que la gente supiera los intereses” ocultos.

Finalmente, Carlos Sánchez también puso sobre la mesa el problema de la autocensura por parte de los periodistas, provocada por “la anemia financiera que sufren los medios de comunicación”: “El peligro no es tanto que compres a periodistas para que saquen una noticia como publicidad, sino la autocensura”. En su opinión, “la autocensura es la que realmente puede matar al periodismo”. Por su parte, José Romero, director de Comunicación de Vodafone, criticó la autocensura que existe en determinados medios “a la hora de hablar de determinadas empresas por la enorme inversión publicitaria que esta tiene en el medio”.

(0) Comentarios

Deja un comentario