Inicio - APM Inicio - APM

EMPRENDEDORES | ‘Mongolia’: “Estamos demostrando que se puede hacer prensa independiente sin megalomanía”

Reírse está siempre bien, y si se refiere a periodos de crisis, el sentido del humor se hace imprescindible. La revista “Mongolia” lleva desde el mes de marzo de 2012 poniendo su granito de arena a sobrellevar estos tiempos con humor. Apmadrid.es ha entrevistado a su editor, Gonzalo Boye, y a Eduardo Galán y Eduardo Bravo, miembros del equipo de dirección, para hablar de esta revista satírica con formato de periódico y papel prensa mejorado, ideada también por Fernando Rapa y Darío Adanti, además de por el periodista Jaume Ochirbat, que opera bajo este pseudónimo en “Mongolia”.

De Izqda., a dcha., Eduardo Bravo, Gonzalo Boye y Eduardo Galán. Fotos: Pablo Vázquez / APM

Los seis socios en este barco, Editorial Mong, S. L: Gonzalo Boye es abogado; Eduardo Galán es psicólogo y colabora como crítico de cine en “Cinemanía” y “La Nueva España”; Eduardo Bravo, además de en “Mongolia”, es jefe de redacción de Visual; Jaume Ochirbat es periodista; Fernando Rapa fue director de Arte en “Público”, y Darío Adanti es ilustrador y ha trabajado en “Fotogramas” y en la edición española de “Rolling Stone”, entre otras.

Se autodefine como “satírica” y “sin mensaje alguno”, pero Eduardo Galán, uno de los “culpables” de su nacimiento, apunta que realmente se trata de todo lo contrario “porque tiene un mensaje muy potente”. “Mongolia”, con un precio de cubierta de 3 euros, nació fundamentalmente como una apuesta política. Su editor cree que con la revista están diciendo cosas serias, “solo que la gente se ríe y no se da cuenta de lo que estamos expresando”, pero insiste en que “cuando se den cuenta, probablemente nos van a tomar como el medio más serio de España”.

En un tiempo especialmente difícil para los medios y para las publicaciones impresas, en particular, las ediciones de “Mongolia” reflejan que en pocos meses se ha hecho un hueco en el quiosco con un modelo editorial modesto y eficaz. El Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en el diario “Público” sirvió de detonante para que este proyecto naciese. Aunque comenzó a gestarse en marzo de 2011, no fue hasta finales de marzo de 2012 cuando ve la luz su primer número, titulado: “España tiene un salida (Barajas)”. Eduardo Bravo informa de que fue un proyecto que tuvieron que mantener en secreto porque creían que parte de su éxito dependía del efecto sorpresa.

23 días para recaudar la inversión inicial

Eduardo Galán. Foto: Pablo Vázquez / APM

La inversión inicial fue de 60.000 euros. Aunque, en un principio, existió la duda de si conseguirían reunir ese capital, Boye confiesa que “no fue tremendamente difícil”, puesto que solo necesitaron 23 días, en los cuales buscaron entre sus amigos y conocidos aportaciones de entre 1.000 y 3.000 euros. Finalmente, consiguieron que más de 30 amigos creyesen en la idea y aportasen la cantidad necesaria para el proyecto. “Seguramente, al principio casi todos pusieron el dinero pensando que era una donación, pero hoy no creo que lo vean de esta manera porque se están dando cuenta de que el plan de negocio se está cumpliendo”, apunta su editor.

Para Gonzalo Boye, este producto no lo puede realizar un grupo de comunicación grande porque estos “se deben a unos compromisos y a una servidumbre que nosotros no tenemos”. “Nosotros nos planteamos un producto de sátira muy seria que recogiese lo que está pasando pero sin compromisos”. “Nos debemos a lo que creemos –prosigue- y al apoyo de nuestros accionistas”, explica. Para asegurar la independencia, Boye comenta que el accionariado de la empresa está repartido de tal forma que nadie tiene el control de la misma. Explica que están constituidos como una sociedad de responsabilidad limitada “donde las personas que trabajamos en ella tenemos realmente el control sobre la empresa y los contenidos editoriales”.

Gonzalo Boye. Foto: Pablo Vázquez / APM

Los referentes de “Mongolia”, según sus padrinos, son la precursora “Hermano Lobo”, “Le Canard enchaîné”, en Francia; “The Onion”, en EE. UU.; “Barcelona”, en Argentina, y “The Clinic”, en Chile.

En la revista se pueden encontrar todo tipo de temáticas. Según su editor, a lo largo de las más de 40 páginas que tiene la publicación se analiza la sociedad española en diferentes perspectivas. Principalmente, destacan los contenidos satíricos y de humor, aunque también incluye en sus páginas finales la sección “Reality News”, compuesta de textos y reportajes serios de crítica sociopolítica. “Mongolia” ya ha abordado personajes como: Mariano Rajoy, Juan Carlos I, Alfredo Pérez Rubalcaba, José Bono, Sánchez Gordillo, Felipe González, Cristina Fernández de Kirchner, entre muchos otros.

En el número especial de diciembre, la cabecera estrena la sección “Catolicómetro”. Los primeros en pasar por esta sección han sido la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón; el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y el político del PSOE José Bono.

“Todo el mundo ha dado el papel por muerto pero nadie le ha hecho la autopsia”
Empezó su andadura con una tirada de 25.000 ejemplares, pero ya en el segundo número, “El Rey podría violarte”, “Mongolia” tuvo que aumentar su tirada hasta las 40.000 unidades a petición de la distribuidora Sociedad General Española de Librería (SGEL). En la actualidad, también se encarga de su distribución SD Distribuciones. Imprime Imcodávila.

Eduardo Bravo señala que tanto él como sus compañeros tenían muy claro que “Mongolia” debía ser una revista impresa “y no una web más”. Bravo defiende que “a pesar de lo que diga la gente, al papel le queda mucho futuro”. En este sentido, critica a los apocalípticos que vaticinan la muerte de la prensa escrita. Para el emprendedor, “todo el mundo ha dado el papel por muerto pero nadie le ha hecho la autopsia”. Bravo insiste en que [a las publicaciones impresas] “les queda mucho recorrido” y, a día de hoy, “un producto en papel pesa más que en internet”. El grupo de emprendedores no es partidario de ofrecer los contenidos de forma gratuita en la Red. El editor defiende que aún no está claro cómo monetizar internet y “Cebrián nos ha demostrado que el todo gratis te lleva a despedir gente para poder cobrar 13 millones”.

Eduardo Bravo. Foto: Pablo Vázquez / APM

“Nos da igual si se anuncian o no”
En la actualidad, el modelo de financiación de la publicación está basado en la venta directa, venta en kioscos –más de 20.000 ejemplares- y suscripciones -ya suman más de 1.100-. El editor cuenta a Apmadrid.es que poco a poco está llegando “algo de publicidad” pero, por el momento, no les preocupa. De hecho, confiesa que no han realizado ningún tipo de campaña para captar anunciantes. Gonzalo Boye no cree que haya que preocuparse, señala que “los anunciantes pronto se van a dar cuenta de que nos da igual si se anuncian o no porque no nos pueden comprar, pero que tal vez, si se anuncian van a llegar a un público al que tal vez de otra forma no llegarían”. Boye se muestra tranquilo al respecto y asegura que los números de la cabecera “están cuadrados, y mientras que estén así, no tenemos ningún tipo de urgencia”.

El éxito en ventas también se ha visto reflejado en las redes sociales donde “Mongolia” tiene perfil. En ocho meses, la cabecera ha alcanzado en Twitter los 47.500 seguidores y, en Facebook, tiene más de 11.300.

Fotos: Pablo Vázquez / APM

La web de la revista está diseñada con WordPress y, según sus creadores, “es residual y funciona como un tablón de anuncios”. Boye incide en que ellos no son partidarios del “todo gratis” y Revistamongolia.com la utilizan para publicar anuncios, sorteos o algunos artículos determinados. No obstante, el sitio ya cuenta con una media de 50.000 usuarios únicos al mes.

Para Gonzalo Boye el balance es muy positivo, pero admite que les queda mucho recorrido. Señala que “nos han acogido con curiosidad y los dueños de los medios con repulsa, lo cual nos satisface porque quiere decir que estamos llegando a donde queríamos”. Aun así, confiesa que cada número es un nuevo desafío y que no es sencillo “hacer sátira, y mantener el nivel”.

Lo principal, según el editor, es que con la publicación están demostrando que se puede hacer “prensa independiente con bajos costes, sin proyectos megalómanos, y en lo cuales estamos manteniendo los recursos de los que hemos partido”.

Número 1 de 'Mongolia'.Boye confiesa que parte del éxito de la cabecera se debe al momento elegido para salir al mercado, la forma y el contenido. “La única gran sorpresa que hemos tenido es que nadie se ha querido querellar contra nosotros”, admite con sorna.

“El libro rojo de Mongolia”
Estaba proyectado que con la inversión inicial podrían aguantar los 6 primeros meses, y “Mongolia” ya va por su octavo mes de vida. Boye afirma que la revista no les está costando dinero, sino que les ofrece ingresos que les permite ir consolidándose. El editor detalla que, en este momento, el capital es superior a los 60.000 euros iniciales.

Con la marca “Mongolia”, este grupo de emprendedores también están explotando otros productos. A través de la tienda de su web los lectores pueden adquirir algunos productos de promoción comercial como chapas, agendas, camisetas, etc. El editor también cuenta a Apmadrid.es que para las fechas navideñas han publicado un libro con la recopilación de los seis primeros números por un precio aproximado de 20 euros. Asimismo, otro de los nuevos proyectos es “El libro rojo de Mongolia”, una publicación por encargo que están preparando para la editorial Random House Mondadori y que está previsto se publique en febrero de 2013. La obra será “como una enciclopedia histórica” pero con el sello de Mongolia, informa Eduardo Galán.

 

(0) Comentarios

Deja un comentario

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.