Inicio - APM Inicio - APM

‘El País’ no vulneró la ética periodística como afirma Núñez Encabo, presidente de la Comisión Deontológica

La Comisión Deontológica del periodismo exculpa un artículo en el que se explica que el hijo de Núñez Encabo entró en el Consejo Económico y Social aportando "datos falsos" en su currículo.Noticia denunciada y publicada en Elpais.com.

La Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología del Periodismo, en una resolución publicada en mayo de 2015, considera que la información firmada por el periodista Manuel Altozano en “El País” no vulnera el Código Deontológico periodístico, pues "no se atribuyen conductas ni adjetivan reproches específicos al denunciante”. La Comisión niega, además, que “se haya producido una distorsión significativa de la verdad”.

La resolución se emite tras la petición por parte de Manuel Núñez Encabo, presidente de dicha comisión deontológica, de abrir expediente deontológico al periodista de “El País” por la información titulada “El hijo de un exconsejero del CES gana una oposición a ese órgano con datos falsos”, que hace referencia al propio Núñez Encabo y en la que se dice que su hijo “ganó en 2012 las oposiciones a asesor jurídico de ese órgano consultivo del Estado [el Consejo Económico y Social (CES)] a pesar de que la experiencia acreditada en el currículo que presentó no se corresponde con la realidad”.

El presidente de la Comisión cree vulneradas varias normas del Código Deontológico del periodismo en el citado artículo, publicado el 10 de diciembre de 2014 en el diario generalista de Prisa. Núñez Encabo señala que el contenido le afecta citando su nombre y “faltando a la verdad”. También se queja de que “El País” ha mantenido publicada dicha información a pesar de haberle enviado un desmentido al director del periódico el 11 de diciembre y una carta al director el 19 de diciembre de 2014.

En su exposición, Núñez Encabo alega que “como padre y desde las relaciones familiares, de amistad y desde las instituciones o cargos que se me citan no ha existido ningún acto emanado o firmado por mí en relación con las oposiciones” y acusa al redactor de la noticia de llevar a cabo “constantes confusiones y tergiversaciones, relacionando y vinculando” sus cargos y circunstancias personales “con acciones concretas inexistentes en relación con las oposiciones en las que no tuve ninguna intervención ni responsabilidad personal”. El presidente de la Comisión Deontológica advierte de que tanto el titular de la información como el contenido “faltan a la verdad a través de una redacción intencionada”. Asimismo, señala que las citas de su nombre en el artículo en cuestión “solo sirven para dar una imagen de participación en tales oposiciones, participación realmente inexistente”, y acusa de que se trata de “una intromisión generalizada” que afecta a su “derecho al honor, intimidad y propia imagen”.

Por su parte, el periodista de “El País” Manuel Altozano y el director del mismo periódico, Antonio Caño, alegan que la noticia fue “rigurosamente comprobada por medios documentales y contratadas con distintas fuentes”. Además, niegan que la información “afirmara ni sugería” que Núñez Encabo “hubiera intervenido en el proceso selectivo o en las calificaciones resultantes, ni tampoco le señalaba como responsable de los actos de su hijo”. El diario también defiende que “no emitió juicios de valor ni aventuró hipótesis de ningún tipo, limitándose a exponer los hechos objetivos noticiables y veraces”.

Tras analizar la documentación y las alegaciones presentadas por ambas partes, la Comisión Deontológica niega que “se haya producido una distorsión significativa de la verdad”. Asimismo, también apunta que “la transmisión de la noticia o reportaje no ha sobrepasado el fin informativo que se pretende, porque no le ha dado un matiz injurioso, denigrante o desproporcionado” y admite que la información tiene proyección pública “pues la peripecia de los procesos de selección objeto de la noticia adquiere relevancia pública al tratarse de la dotación de puestos de trabajo en un organismo público”.

Sobre que la noticia cite a personas de la familia, en este caso a Núñez Encabo como padre, la Comisión recuerda que el Código Deontológico establece que los periodistas tienen “el deber de evitar nombrar en sus informaciones a los familiares y amigos de personas acusadas o condenadas por un delito”. Sin embargo, dicho Código apunta una salvedad: “Que la mención de familiares o amigos resulte necesaria para que la información sea completa o equitativa”, como ocurre en la información denunciada, según argumenta el escrito. Además, la resolución advierte de que, en el caso analizado, “no aparecen mensajes insultantes, insidias infamantes o vejaciones que provoquen objetivamente el descrédito del personaje público mencionado”.

Finalmente, la Comisión también señala que el hecho de que “El País” no haya publicado el desmentido ni la carta al director de Núñez Encabo “no constituye infracción deontológica”. Según informa el escrito, “el contenido de la rectificación ha de referir a la versión de los hechos, a aquello que conduzca a la mayor veracidad de lo publicado, rectificándolo o completándola”, pero, reza la resolución, la obligación de rectificar “no alcanza a publicar las discrepancias valorativas, opinativas o de razón”.
 

Leer la Resolución 2015/103 completa
 

(0) Comentarios

Deja un comentario

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.