Inicio - APM Inicio - APM

Aquellos corresponsales, por Karmentxu Marín

En los últimos años hemos asistido a la paulatina y progresiva desaparición de los corresponsales en el extranjero de Prensa, Radio y Televisión, exceptuando algunos medios públicos y, con cuentagotas, también privados.

La crisis, que tantos puestos de trabajo periodístico se llevó por delante, ha hecho especial mella en los corresponsales, porque el coste de sus puestos de trabajo es, lógicamente, mayor que otros miembros de las plantillas. También se han ido transformando puestos fijos en colaboradores esporádicos en los distintos países.

La desaparición de los corresponsales ha afectado, obviamente, a la calidad de la información, al no poder ser contada ésta de forma directa por periodistas en los lugares de la noticia. Internet y, en general, las redes sociales, que tanta confusión siembran a veces como presuntas sustitutas del trabajo de campo informativo –cualquier tuitero se cree un profesional y cualquier navegante o espontáneo, un periodista-sustituyen en muchas ocasiones al observador  de primera mano, con criterio y formación específica, en lo que el desaparecido Pepe Comas, gran corresponsal de El País durante tantos años en Alemania y el Cono Sur, llamaba el “periodismo ratonero”, hecho desde la mesa de la Redacción o de casa, pegado al ratón del ordenador.

(0) Comentarios

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.