Inicio - APM Inicio - APM

Pandemias y mentiras

Quizá peque de pesimista, pero creo que, aunque me libre del contagio (lo que está por ver), este maldito coronavirus me va a quitar unos cuantos años de vida. Para los que hemos sobrepasado los ochenta, si llegamos a superar la pandemia, las consecuencias para nuestra salud y las repercusiones económicas y sociales van a amargarnos la existencia por mucho tiempo, quizá demasiado.

La COVID 19 ha representado, entre otras muchas cosas, un castigo a la soberbia de los seres humanos, que, a pesar de los avances científicos y tecnológicos, hemos podido comprobar que seguimos siendo muy frágiles

Cuando escribo estas líneas he pasado por un duro confinamiento, he sufrido la pérdida de seres queridos (no me olvidaré nunca de la muerte de mi compañero de promoción y durante años secretario general de la Asociación de la Prensa, Álvaro López Alonso, de su doloroso final, sin poderse despedir de su esposa, internada a pocos metros de él, ni de sus hijos), sigo pegado a una molesta mascarilla, y cada vez me cuesta más andar, con dolores en mi pierna izquierda y mi cadera derecha.

Puedo aguantar esto y mucho más. Lo que no puedo aguantar es que me mientan. Un llamado experto, de cuyo nombre no quiero acordarme, dijo primero que habría pocos muertos, después que la mascarilla no era necesaria (y es que no tenían suficientes), y siguió afirmando que seguían las indicaciones de un Comité de Expertos ¡que resultó que no existía! Si a estos añadimos el baile de cifras y de muertos, que no se lo cree nadie, tenemos suficientes motivos para no fiarnos.

No quiero terminar sin mostrar mi gratitud y admiración por el admirable, heroico comportamiento de nuestros sanitarios, de los funcionarios de distintos Cuerpos, y de tantos voluntarios que han demostrado, a veces con el sacrificio de sus vidas, lo que escribió Albert Camus: “Hay en el ser humano más motivos de admiración que de desprecio”.

Alberto Delgado Cebrián

 

Historias de la Pandemia

(1) Comentarios

  1. JOSE LUIS MARTINEZ ALBERTOS dice:

    Excelente trabajo. Te felicito, Y también me pareció muy buena tu nota necrológica sobre Pablo Irazazábal.

    Un abrazo. José L. M. Albertos

Deja un comentario

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.