Inicio - APM Inicio - APM
  • Emprendimiento

‘El Salto’, un medio de propiedad colectiva, descentralizado y financiado por la gente

Martin Cuneo, miembro del equipo de “El Salto”, durante la entrevista. Foto: Elena Hidalgo / APM

Ha llegado a los quioscos el número 3 de la revista mensual El Salto, una nueva modalidad de medio de comunicación “basado en distintas formas de cooperación y colaboración entre proyectos afines de distinto soporte”, o como lo califica Martin Cuneo, miembro del equipo de El Salto, “una confederación de medios”.

Su versión en papel se estrenó en los quioscos el 28 de abril al precio de 4 euros y cuenta con seis ediciones territoriales: Andalucía, Aragón, Hordago – El Salto (Navarra), Madrid, O Salto Galiza y País Valencià. Además de estar a la venta en más de 5.500 puntos de venta en todo el territorio nacional, los ejemplares de El Salto se pueden adquirir a través del sitio del medio, Saltamos.net, un blog transitorio hasta que se estrene la web con el dominio Elsaltodiario.com.

Proyecto colaborativo

El Salto, que no cuenta con la figura de director, sino de varios coordinadores, es editado por lo que llaman el “colectivo editor”, formado por más de cien profesionales, al que se han ido uniendo más de una veintena de medios y proyectos periodísticos como El Salmón Contracorriente, Pikara Magazine, AraInfo o Pamplonauta, con los que se mantienen distintos grados de implicación y de colaboración, desde coberturas e investigaciones conjuntas a una publicación mensual y una web común. Estos proyectos proceden de diferentes territorios, temáticas y soportes que comparten una misma idea de comunicación basada en cuatro principios: “Un periodismo que no dependa económicamente de la publicidad de las grandes empresas ni de gobiernos; un periodismo que funcione de forma horizontal; un periodismo de calidad y riguroso, y un periodismo que busca cooperar y colaborar con proyectos afines en lugar de competir”.

Portadas de las ediciones territoriales del número 3 de “El Salto”

Un ejemplo de colaboración es la que tiene El Salto con Pikara Magazine, que “mantienen su publicación en papel y su web, pero coordinan cuatro páginas en la edición impresa de El Salto que también se publica en la web”. Otro tipo de colaboración es la alcanzada con la revista Atlántica XXII, que mantiene su edición bimestral en papel, pero que de forma conjunta tienen previsto lanzar una web con el nombre de Atlántica El Salto.

Otro caso es el de El Salmón Contracorriente, de temática económica y de consumo, que se integran en El Salto realizando la sección de Economía. Otras colaboraciones son las mantenidas con Último Cero, Ecologista, Hemisferio Zero, la revista Pueblos, Wiriko, Viento Sur, Dispara Mag, Zero Grados o El Baúl de Kubrick, Siberia TV y Colectivo Burbuja.

El medio surge del extinto periódico Diagonal, que publicó su último número el pasado 15 de diciembre, un especial de 64 páginas en el que realizaba un repaso de los casi 12 años de vida. Y nace con la idea de “llegar a un público más amplio con un periodismo comprometido”, comenta. No es una iniciativa improvisada, sino que el grupo de trabajo, alrededor de 120 profesionales, lleva trabajando unos dos años “realizando estudios de viabilidad y hablando con medios de comunicación y expertos” para crear este nuevo medio que se define de propiedad colectiva, descentralizado y financiado por la gente.

Martin Cuneo explica los detalles de “El Salto”. Foto: Elena Hidalgo / APM

La publicación integra información general “muy atada a la actualidad, pero sin tratar de ser el primero en dar la noticia”. Es decir, tratando de “ofrecer el mejor análisis” para “entender y dar las claves de qué está pasando en la actualidad”, comenta Martin Cuneo, que aclara que otro objetivo es “ser los primeros en otro tipo de temas como los relacionados con temas sociales y culturales”: “vamos a estar muy atentos a lo que se mueve en la calle”.

Otra nota diferenciadora respecto a otros medios de la competencia será la información local: “Creemos que es en lo local donde hay mayor capacidad de incidencia y, sobre todo, cuando viene acompañado de un análisis global”. El Salto también está trabajando en una línea audiovisual (vídeo y radio).

Aunque ya tenía presencia digital a través de su blog Saltamos.net, que inició su actividad en noviembre de 2016, el medio lanzará en breve su página web con el dominio Elsaltodiario.com, que combinará la información cercana con el análisis global, además de contar con  ediciones propias en varios territorios, como la edición en papel. Tendrá un comportamiento similar al de la edición en papel: “Está pensado para que no haya una única “’home’, sino que haya tantas como redacciones locales”. “Lo que sí hay es una edición general que alimenta a las ediciones territoriales”, de tal forma que cada territorio cuenta con información local y general. Técnicamente, cuenta Cuneo, la página detecta la ubicación del usuario y le ofrece el contenido de su edición territorial más contenidos generales. En la web tendrán especial “protagonismo los contenidos de vídeo y radio”.

Cerca de alcanzar la viabilidad

El medio está inmerso en una campaña financiación. Desde que surgió, a finales de 2016, inició una campaña de suscripción y, tras algo más de seis meses, ya acumula más de 6.600 socios, cifra muy cercana al mínimo que se han marcado para alcanzar la viabilidad del proyecto, cifrado en 7.500 suscriptores.

Su modelo de negocio está basado en la suscripción de los socios, que representa cerca del 70%, en la venta de ejemplares en quioscos y puntos de venta y en la publicidad, que funciona “con una lista negra en la que hay ciertos anunciantes que no se pueden anunciar como por ejemplo bancos que desahucian o empresas energéticas que cortan la luz a la gente”. Asimismo, informa Martin Cuneo, la previsión de ingresos para el primer año de 680.000 euros.

El Salto descarta la idea de cobrar por los contenidos, explica Martin Cuneo: “Nuestra filosofía es que el contenido tiene que ser abierto. Creemos en la democratización de la información y el objetivo es llegar a cuanta más gente, mejor”. “El dinero no puede ser un obstáculo para llegar a los contenidos”, advierte. No obstante, existe la posibilidad de asociarte al proyecto y apoyarlo por medio de una cuota desde 3 euros al mes. Entre los beneficios de ser socio figura el acceso a los contenidos digitales de forma prioritaria y el acceso a descuentos y ofertas.

La aceptación del proyecto ha sido positiva. Además del número de socios, en las redes sociales el medio cuenta con cerca de 108.000 seguidores en Twitter y más de 150.000 en Facebook. “La gente está un poco desilusionada y eso ha permitido que nuestra iniciativa haya generado mucha ilusión”, cuenta Cuneo, pero lo que ocurre es que “las expectativas hay que cumplirlas” y “es una presión y una responsabilidad que aceptamos gustosos”.

Martin Cuneo, tras la entrevista, en las inmediaciones de la redacción de “El Salto”. Foto: Elena Hidalgo / APM

 

El salto a Italia

A El Salto español le ha salido un proyecto hermano en Italia con el nombre de Il Salto, con el que comparte “los mismos principios de independencia demostrable, horizontalidad, propiedad colectiva y calidad periodística”, según recoge Saltamos.net. La iniciativa fue presentada, bajo la fórmula de cooperativa editorial, el pasado 20 de junio, y se materializará en versión digital “tras el verano y, más adelante, en publicación en papel, radio y contenidos audiovisuales”.

La creación de Il Salto en Italia, señalan desde Saltamos.net, “abre una vía para explorar formas de colaboración y avanzar hacia la creación ‘de un frente europeo’ que defienda una comunicación diferente basada en una forma diferente de funcionar a la de los medios tradicionales”.

(0) Comentarios

Deja un comentario

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.