Inicio - APM Inicio - APM

Reivindican a Carmen de Burgos como modelo de periodista en el 150 aniversario de su nacimiento

Homenaje a la periodista Carmen de Burgos. Foto cedida por AP-APAL

“Los periodistas, tanto los de ayer como los de ahora mismo, deben mirarse en Carmen de Burgos. En cada uno de sus miles de artículos, de sus entrevistas, de sus encuestas, cumplió siempre con los preceptos que rigen nuestra profesión; la honestidad, la veracidad, la objetividad, pero también el compromiso“, dijo Covadonga Porrúa, presidenta de la Asociación de Periodistas – Asociación de la Prensa de Almería (AP-APAL) y del Colegio de Periodistas de Andalucía en Almería (CPPAA), en el transcurso de una mesa redonda celebrada este 29 de noviembre en la Diputación de Almería, en conmemoración del 150 aniversario de la periodista y escritora “más universal” del siglo XX, Carmen de Burgos “Colombine”, señala una nota de la AP-APAL.

“Los periodistas, tanto los de ayer como los de ahora mismo, deben mirarse en Carmen de Burgos. En cada uno de sus miles de artículos, de sus entrevistas, de sus encuestas, cumplió siempre con los preceptos que rigen nuestra profesión; la honestidad, la veracidad, la objetividad, pero también el compromiso. Precisamente esto último yo creo que hizo de Carmen de Burgos la enorme figura que fue, pero también el que fuese querida, admirada y respetada“, dijo Covadonga Porrúa en su turno de palabra.

Y añadió: “Colombine tuvo un inmenso mérito por muchas cosas. El primero, por romper no ya un techo de cristal, sino una verdadera muralla de cemento que, como a todas las mujeres, la tenía cercada. Una mujer de su época no podía dar un paso sin el consentimiento de su padre o de su marido. Permiso para todo. Para trabajar, para estudiar, para disponer de su propio dinero. Y Carmen de Burgos se salta todo aquello.

Rompe el cerco. Y no sólo trabaja, sino que escribe, y no sólo escribe, además monta tertulias literarias en su casa, rodeada de hombres, y no sólo monta tertulias, sino que además organiza encuestas en los periódicos sobre temas de los que nadie hablaba. Sobre los que nadie discutía. Como el divorcio, como el voto de las mujeres“.

La presidenta de los periodistas almerienses destacó como Carmen de Burgos rompió moldes. “Hubo hombres a su lado lo suficientemente inteligentes como para hacerle un contrato como periodista, como Augusto Figueroa. Hay que imaginársela en aquella redacción de hombres con manguitos y chascarrillos. Debió de ser un soplo de aire fresco, más bien un huracán, una ventana de pronto abierta de par en par, por la que entraban las voces siempre acalladas de las mujeres, de los indefensos, de los más necesitados“.

La almeriense universal, según Porrúa, fue una figura de primer orden:

literaria, la mejor de su generación, tomando palabas de la catedrática Concha Núñez. Y añadió, pero también como periodista: “Miles y miles de artículos, en una labor infatigable, imparable. Siempre bien documentados, siempre con ojo crítico, siempre contando lo que otros periodistas, encorsetados y esposados por el poder, no se atrevían a contar. Como cuando se fue a la guerra de Marruecos. La primera mujer de toda Europa que se atrevía a cruzar las líneas. Y en el frente, hizo lo que nadie osaba. Se saltó a los generales, a los coroneles, a las fuentes oficiales, para irse a entrevistar a las tropas. Empeñándose para que cada día apareciesen en su periódico las crónicas de una guerra cruel y distorsionada y, lo más importante, haciendo públicas las listas de heridos para tranquilizar a las familias. De aquel viaje nació un pacifismo que hoy sigue deslumbrando con su ¡Guerra a la guerra!, de su libro “Al Balcón”, donde escribió: «El mundo civilizado pone el fusil en la mano del hombre, le da orden de matar, y si el hombre arroja el arma y rehúsa ser homicida, se le trata como delincuente… Todo hombre debe, ante todo, y cueste lo que cueste, negarse a tal servidumbre»“.

“Lo vergonzoso es que una figura tan inmensa como Carmen de Burgos siga siendo oculta. A mi, lo digo mucho últimamente, me la han robado. Me la robaron primero como escritora, ocultándome sus cuentos, sus novelas, sus relatos. Luego, lo que es peor, como periodista. Me ocultaron su inteligencia, su sentido de la justicia. Nadie me habló de ella en la carrera,y eso que durante 5 años me hablaron de casi cualquiera, desde Nipho a Kapucinsky, Larra, Chaves Nogales y hasta la vulgar Cecilia Bohl de Faber. Pero a ella, se la saltaron. La ocultaron en cuanto murió. Y eso que escribió de hablar sin tapujos del divorcio en España, o promover en el El Globo, la Correspondencia de España, ABC, Heraldo de Madrid, La Esfera, El Liberal, El Pueblo de Valencia, Revista la Raza. Y en diarios y revistas de Cuba, de Portugal, de Argentina“, afirmó la presidenta del CPPAA.

Finalmente, Covadonga Porrúa, destacó la importancia de que 150 años después se organicen actos como este: “Que se reediten sus libros, como ha hecho el IEA. Que se reivindique su figura, porque en cualquier otra parte, Colombine se estudiaría en los libros de texto. El grano de arena de los periodistas de Almería es el premio internacional de Periodismo que lleva su nombre. Y que ha alcanzado un enorme prestigio, con trabajos que nos llegan de todas partes, desde China a Afganistán, Hoy mismo se abrió el plazo para presentarse a séptima edición. Y nada mejor que una biblioteca con el nombre de Carmen de Burgos. Nadie se lo merece más. Entre sus paisanos, entre libros. Ese es su lugar“.

(0) Comentarios

Deja un comentario

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.