Inicio - APM Inicio - APM

En 2017, 65 periodistas han sido asesinados, 326 encarcelados y 54 están secuestrados

Un año más, el Balance Anual de Reporteros Sin Fronteras (RSF) trae las cifras más desgarradoras del ejercicio periodístico. Según dicho informe, un total de 65 informadores fueron asesinados en 2017 por realizar su labor informativa, el 54% en zonas de cobate y el 46% en zonas de paz. De esta cifra, un 18% inferior a 2016, 50 eran periodistas, 7 eran periodistas ciudadanos y 8 eran colaboradores de los medios de comunicación.

En 2017 Siria continuó siendo, por sexto año consecutivo, el país más mortífero del mundo para los periodistas. Le sigue muy de cerca México, con 11 periodistas fallecidos, es el país en paz más peligroso del mundo para los reporteros. En dicho país, según el informe, “los periodistas que abordan temas como el crimen organizado o la corrupción política sufren casi de manera sistemática amenazas, agresiones y pueden ser ejecutados a sangre fría”.

A pesar de estos datos, 2017 es el año menos mortífero para los periodistas desde hace 14 años. Esta tendencia a la baja responde, entre otros factores y según RSF, a las numerosas campañas de organizaciones internacionales y de los medios de comunicación, que “insisten en la necesidad de proteger más a los periodistas”, y a la formación recibida por los reporteros sobre seguridad física. Asimismo, se debe al hecho de que “los países que se han vuelto muy peligrosos se han vaciado de periodistas”, como es el caso de Siria, Irak, Yemen y Libia.

En el cómputo general de RSF, 1.035 profesionales de los medios de comunicación han sido asesinados desde 2003.

China, la mayor prisión de periodistas

En cuestión de detenciones, la tendencia general también parece ir a la baja con 326 periodistas detenidos en 2017 (un 6% inferior a hace un año). Sin embargo, casi la mitad de las encarcelaciones registradas se produjeron en cinco países del mundo. Por lugares, China continúa siendo la mayor cárcel de periodistas (52); seguida muy de cerca por Turquía (43), que aumentó sus cifras desde el fallido intento de golpe de Estado en julio de 2016, y de Vietnam, con 19 periodistas en prisión.

En contra, aumentó en 2017 el número de periodistas secuestrados, que es un 4% superior al de hace un año, siendo de 54 profesionales raptados, el 98% son hombres y el 2% mujeres. Aunque el número de periodistas extranjeros tomados como rehenes aumentó ligeramente en 2017 (+14%), más de tres cuartas partes de los reporteros secuestrados siguen siendo periodistas locales, que a menudo trabajan por su cuenta en condiciones precarias, según señala RSF.

Las zonas más peligrosas por este tipo de práctica son Siria, con 29 casos, Yemen, con 12, e Irak, con 11. Para los grupos armados, señala el informe, “los secuestros siguen siendo un negocio jugoso y práctico”.  Los principales secuestradores son el Grupo Estado Islámico y los Hutíes.

El informe también recoge dos casos de periodistas desaparecidos en 2017: Samar Abbas, en Paquistán, y Utpal Das, en Bangladés, de los cuales “no se sabe nada”.

Consulta aquí el Balance 2017 de RSF

(0) Comentarios

Deja un comentario

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.